• English (United Kingdom)
  • Greek
  • Spanish
  • French
  • German
  • Norsk
  • Polish

logo4

Grecia es una locura. Todo es posible. Los griegos son gente abierta y simpática. Este país es toda una aventura con un sencillo estilo de vida. Pero está lleno de energía. De alguna manera todo esto se une en una tradición que es única en el mundo.

“Algo así solo es posible en Grecia”, me cuenta un paisano de 63 años. Le conocí en una casa, cerca de la iglesia Panaghia Erithiani, que pertenecía a unos parientes suyos. En esa iglesia habían construido 250 rampas para lanzar 3000 cohetes, durante esa noche, a la iglesia de San Marcos.

 

Y es verdad que algo así solo puede ocurrir aquí. En mi país solo lanzamos cohetes en Nochevieja y en fiestas locales, como el “Rhine in Flames” en Colonia o el “Oktoberfest” en Munich. Pero los lanzamos al aire porque hacerlo de otra manera puede ser peligroso

 

Pero aquí la gente lanza los cohetes entre dos iglesias, prácticamente en dirección horizontal. Se lanzan los cohetes entre las dos preciosas iglesias, con paredes blancas y bonitos patios. Pero lo más sorprendente es que la gente, de punta en blanco, celebra al mismo tiempo la Semana Santa ¿Cómo es posible que vayan a las iglesias y recen con todo el ruido que hay y el peligro que corren?

Le pregunté a un fotógrafo que conocí en el tejado de una de las casas. Él viene desde la capital de la isla, Chios, y trabaja para una agencia de noticias en Atenas, hace fotos con su Canon para revistas y periódicos. “A ellos no les preocupan los cohetes” me explica a la vez que pulsa el botón de su cámara, programada para realizar las fotos en larga exposición. “Este es el día más sagrado del año para ellos. Nunca dejarían de celebrarlo, pase lo que pase a sus iglesias”

25 minutos antes de la medianoche veo a la gente salir de Agios Markos. Llevan velas, se mueven en filas y están rezando a Dios y a Jesucristo Resucitado. Pero al mismo tiempo los cohetes impactan en las vallas y redes instaladas por su seguridad. No se detienen y siguen rezando. La gente religiosa de mi país, seguramente, diría que es una celebración pagana. Se preguntarían dónde está el respeto hacia Dios. Pero puedo asegurar que esto es diferente, sólo puede entenderlo porque lo ví y formé parte de esta celebración


Un joven de Atenas, visitando a sus parientes por las vacaciones de Semana Santa me cuenta algunos datos sobre los orígenes de esta celebración. Nadie está realmente seguro, pero la gente cuenta que la guerra de cohetes comenzó hace unos 150 años. De una manera más rudimentaria, sin la tecnología china en la manera de fabricar los cohetes. Pero en los inicios tenían también fuegos artificiales y habrían comenzado todo esto por la ocupación turca de la isla. “A los ortodoxos no les estaba permitido celebrar la Semana Santa”, me explica, "Pero para poder ir la iglesia comenzaron la “guerra” de cohetes y consiguieron que los musulmanes se mantuvieran alejados para poder rezar y honrar a Dios.

 

Markos pertenece al equipo de la iglesia de Erithiani. Tiene un quemador de gas en la mano del que sale una llamarada azul. Enciende 300 mechas y los cohetes empiezan a salir disparados. No vertical si no horizonalmente, en dirección al campanario de Agios Markos, pasando por encima del pequeño bosque que separa a las dos iglesias. Él es parte de la guerra de cohetes de 2005. Es griego. Natural de Vrontados, y de alguna manera está un poco loco.



Tobias Weckenbrock